Qué es un alojamiento Web

Un alojamiento web también es llamado web hosting en inglés, hace referencia a un servicio que consiste en almacenar información en un servidor, sea texto, imágenes, vídeos y otros tipos de contenidos. Un alojamiento web puede estar localizado en cualquier lugar del planeta y tiene como objetivo final proveer el contenido requerido por los usuarios por medio de la web. Esto lo realiza a través de una transferencia de archivos desde una dirección IP. En palabras sencillas, un hosting es el espacio que ocupa un sitio web en la red.

Tipos de servidores

En el mercado existen muchas empresas dedicadas a ofrecer servicios de alojamiento web y muchas veces los clientes desconocen cuáles son los principales tipos y sus principales características o ventajas. Esto es importante, ya que para contratar un servicio de hosting es necesario tener estas consideraciones al decidir qué servicio escoger dependiendo de las necesidades de cada empresa. Se conocen de varios tipos de servidores, sin embargo tres de ellos son los más conocidos y los más importantes.

Servidores dedicados

Estos servidores ofrecen alojamiento web dedicado a un único cliente. Es decir, el servidor es utilizado sólo para un sitio web. Pero también podrían prestar servicios de alojamiento compartido, como en el caso, por ejemplo, de una empresa que ofrece servicios de posicionamiento en buscadores y adquiere un servidor de este tipo para brindar servicios de hosting a sus clientes. El servidor dedicado puede ser recomendable para programación o desarrollos complejos. Este tipo de servidores ofrece varias ventajas al cliente ya que el mismo dispone exclusivamente de todos los recursos del servidor, no se comparte con otros clientes. Su configuración puede adaptarse completamente a las necesidades particulares del cliente por lo que el cliente puede realizar cualquier clase de configuración e instalación de software. En este tipo de servidores hay mayor control sobre las aplicaciones del servidor web y tiene mayor velocidad. Además, las actualizaciones de seguridad y mantenimiento se realizan fácilmente y de manera más controlada.

Servidores compartidos

Los servidores compartidos permiten alojar a clientes de varias páginas web en un mismo servidor web. Es una opción recomendada para pequeñas y medianas empresas, suele ser económico debido a que se comparte con muchísimas personas o usuarios, por lo que el costo disminuye para cada uno. A pesar de la cantidad de personas que pueda compartir un mismo servidor, suelen tener un buen rendimiento. Este tipo de servicio es adaptable a páginas personales (un blog, por ejemplo), a profesionales o pequeños negocios, y dada su flexibilidad es una opción muy económica ya que es compartido por muchísimas personas. Puede aguantar mucho tráfico, mucho más que suficiente para la mayoría de los casos, ofreciendo una disponibilidad muy razonable, garantizado una del 99,9%. Usualmente se encuentra caído máximo el 0,1% del tiempo.

Servidores VPS

Un servidor virtual privado (VPS) consiste en un servidor privado, el cual genera un espacio único dentro del mismo ofreciendo total independencia para la elaboración y desarrollo de sitios web y contenidos específicos. Este servidor puede ser recomendable para aquellas páginas web que no necesiten ningún tipo de programación complicada, ya que presenta ciertas limitaciones técnicas, por lo que los administradores web deberán adaptarse a las alternativas del servidor. Este tipo de servidor tiene un esquema flexible, adaptable a la demanda, otorgando mayor independencia ya que no se comparte con otros clientes, por lo que no se ve comprometido por la actividad de estos. Teniendo un solo servicio se puede alojar distintas páginas web, como cuentas de alojamiento diferenciadas y adaptadas a distintas necesidades, ofreciendo la posibilidad de crear varias particiones independientes del alojamiento.

Diferencias entre los principales servidores

Los servidores dedicados son máquinas usadas para el servicio web que se ofrece a los clientes basado en un contrato de alquiler exclusivo. Los clientes disfrutan del rendimiento del servidor sin tener que depender del consumo de recursos de otras personas ajenas. En este sentido, este tipo de servidor consiste en un plan para clientes de webs profesionales que requieren total acceso a su máquina y rendimiento máximo de ésta, dadas las características de su proyecto en la web. A diferencia del servidor dedicado, el uso de los servidores compartidos no se hace exclusivamente por un solo cliente, sino por muchos, es por ello que es llamado “servidor compartido”. En este sentido, los clientes comparten el uso y el rendimiento del servidor, lo cual hace que se abaraten los costos. Este plan es ideal para quienes estén empezando con una página web en Internet. Por su parte, los servidores virtuales privados (VPS), se refieren a particiones dentro de un mismo servidor, las cuales trabajan de forma independiente. Esto hace que los recursos del servidor sean más limitados. A pesar de sus condiciones, este tipo de servidor permite que sus clientes disfruten total y exclusivamente de una parte de sus características, rendimiento y potencia sin tener que compartirla con otros o depender del uso de los demás clientes.

Qué es una dirección IP

Una dirección IP (Internet Protocol) hace referencia a una identificación numérica que etiqueta un dispositivo en una red o Internet (pueden ser un router, un ordenador, una impresora, entre otros aparatos). Cada dirección IP consta de 4 octetos de 8 bits cada uno y está conformada por cinco clases y están escritas en el formato xxx.xxx.xxx.xxx. Por ejemplo, 66.45.128.3 sería una dirección IP en formato técnico. Por lo general las direcciones IP sirven con “prefijos”. En palabras sencillas, una dirección IP se refiere a la “dirección postal” de un equipo. Por tanto, si una persona captura tu dirección IP podrá saber dónde te encuentras. En este sentido, si estás en la ciudad y te vas a un pueblo con tu ordenador, y te conectas a Internet desde allí tu dirección IP será distinta. De la misma forma que cuando tu mudas de vivienda tu dirección postal cambiará.

Anterior sistema de clases

Antiguamente, las direcciones IP eran asignadas usando lo que se conocía como clases y para cada clase correspondía cierta cantidad de direcciones. Por lo que una clase A contenía unas 2.097.152 direcciones, una clase B contenía 16.384 direcciones y una clase C contenía 256 direcciones. Dado que las direcciones IP se terminaron repentinamente con este sistema, hoy en día estos recursos son asignados en bloques más pequeños usando un conocido sistema como CIDR (acrónimo de Classless Inter-Domain Routing). De este modo, se ha logrado un mejor beneficio de las direcciones IP.

Estructura de una dirección IP

Una dirección IP consiste en una serie de números que identifica a tu ordenador en una red de ordenadores que usan el protocolo IP como es Internet. En este sentido es un factor de mucha importancia para que pueda existir comunicación entre los ordenadores, por lo que ante su ausencia o su mala configuración podrías quedarte sin acceso a la web. Una dirección IP está compuesta por cuatro valores decimales, separados por un punto, que van desde el 0 (cero) al 255. Por ejemplo, una dirección IP sería la siguiente 192.168.1.1. Metafóricamente, se puede decir que una dirección IP se asemeja a tu número telefónico, el cual sirve para identificarte y comunicarte con otro equipo telefónico, sea móvil o fijo, a través de la red telefónica y, de esta manera, podrás hablar con otra persona. El Idioma que utilizan los ordenadores para comunicarse entre ellos se llama protocolo, lo cual quiere decir, lenguaje. Por ejemplo, el protocolo TCP/IP es el que se usa para las comunicaciones en la red. Si observas dentro de las propiedades de tu tarjeta de red te darás cuenta de que el protocolo (idioma/lenguaje) que se refleja en ella para comunicarse con otros dispositivos en Internet es TCP/IP.

Tipos de direcciones IP

Existen dos tipos de direcciones IP para lograr que un mayor número de computadoras puedan comunicarse o conectarse a Internet. Entre ellas puedes encontrar las direcciones IP privadas y las públicas.

Dirección IP privada

Es la que se usa para conectar una red privada y necesita NAT, es decir, traducción de dirección de red, para poder conectarse a una red pública como lo es Internet.

Dirección IP pública

Es aquella utilizada por dispositivos o aparatos, como ordenadores, conectados a la red de redes o Internet. En este sentido tu ordenador tendrá que usar dos tipos de direcciones IP diferentes, una para poder conectarte con tu router (red privada) y otra para que puedas identificarte en la web (red pública).

Funcionalidad de una dirección IP

Básicamente, una dirección IP sirve para que un ordenador sea identificado en la red de ordenadores o en Internet. En este sentido, al momento de abrir un sitio web en tu ordenador, esta deberá encontrar qué ordenador (dirección IP), posee el contenido web de esa página que abriste y solicitárselo al servidor. Por tanto, gracias a la dirección IP es posible identificar y localizar al emisor y receptor de una comunicación para enviar y recibir información en la web. Por tanto, una dirección IP es un conjunto de números que identifica a un ordenador en una red específica y sirve para comunicar dicho ordenador con otros dispositivos dentro de esta red.