Saltear al contenido principal
(+34) 966 410 440 info@ayudainternet.com

¿Qué es dropshipping y cómo funciona?

Si estás pensando en montar una tienda online, o buscas una manera de ganar dinero online, quizá te interese la fórmula del dropshipping.

Estamos hablando de una nueva forma de vender a través de la red, aunque de una forma poco convencional. Nos permite hacer completamente funcional una tienda online, pero con la particularidad de que no necesitaremos hacer una inversión inicial tan elevada.

¿Qué es Dropshipping?

Este término inglés podría traducirse a nuestro idioma cómo triangulación de envíos. Además, también se le conoce por otros términos similares, cómo drop shipment o dropship.

Hay muchas definiciones, por lo que intentaremos dar la nuestra, que será lo más precisa posible:

Se entiende Dropshipping cómo un modelo de ventas por Internet en el que el propietario de la tienda online se convierte en una mera figura entre cliente y proveedor. El proveedor se encarga de enviar el artículo directamente al cliente, sin que pase por el propietario. Así se abaratan costes, no es necesario contar con stock físico, además de contar con otras ventajas de lo más interesantes.

No necesitaremos contar con un espacio específico para guardar toda la mercancía: digamos que la fórmula comprende que seamos socios del mayorista (Dropshipper), mediante un determinado acuerdo en el que ambas partes terminan ganando.

También ayuda a que la tienda pueda liberarse de todas las gestiones relacionadas con el stock y agencias de transporte, dedicándose de esa manera a controlar pedidos, cobros, atención al cliente, captación de nuevos clientes, etc.

Dropshipping: Funcionamiento

Este es el proceso que sigue una tienda con Dropshipping:

  • Creación de tienda online: El primer paso comprende la creación del eCommerce. Una vez que lo tengas listo, subirás los artículos de la misma que ocurriría con una tienda online convencional. Cuando el cliente llega, este hace un pedido y paga por el mismo.
  • Envío de mercancía: El cliente recibe un e-mail confirmándole que ha hecho el pedido y que lo va a recibir en X días. Aquí es donde cambia la forma convencional de comprar: tendremos que informar al fabricante sobre que se ha producido este pedido. Este hará el envío al consumidor sin pasar por nosotros.

En este envío podría introducir las señas o distintivos únicos de nuestra tienda, o no añadir ningún elemento adicional.

El fabricante gana por el coste que tiene establecido por el producto, además de añadirle una comisión de dropshipper que será lo que nosotros cobraremos (una vez que hayamos restado impuestos, cuotas de autónomos, o cualquier otro descuento).

Al convertirnos en los propietarios de una tienda que funciona con Dropshipping, seremos simples intermediarios que trabajarán con un sistema de comisiones.

¿Qué ventajas tiene el Dropshipping?

  • Reducción de costes iniciales: La gestión de inventario es uno de los mayores hándicaps que se puede encontrar el propietario de una tienda física u online. Con el sistema de dropshipping se empieza de la mejor manera posible, ya que se elimina el riesgo de invertir en productos que, quizá, nunca se llegarían a vender.
  • Rapidez: Otra de las ventajas de este sistema es que nos permite empezar a vender desde el primer momento. No habrá que esperar a recibir el producto, subirlo a la tienda online y que el cliente se interese por el mismo.

Este sistema nos permite empezar a hacer publicidad del artículo desde el mismo momento en el que se sube a la web, sin esperas.

  • Mayor catálogo: En una tienda online convencional, el catálogo estará limitado a lo que tengamos en el almacén. Eso supone una clara desventaja competitiva frente a nuestros competidores: mientras que ellos tendrán de todo, nosotros no.

Con el dropshipping no nos tendremos que preocupar de que nuestro stock sea escaso, ni de su un artículo va a estar disponible en diferentes colores o tamaños. Tan solo los publicaremos en el sitio web y el cliente los podrá comprar sin más.

  • Prueba de nuevos artículos: Es complicado saber cuándo un producto va a funcionar. Propietarios de tiendas online estándar hacen fuertes inversiones en productos que acaban siendo un auténtico fracaso en ventas. En el caso de que esto nos pase con el sistema de dropshipping no pasará nada: será cuestión de eliminarlo de la base de datos, sin que haya entrañado ningún gasto.

¿Alguna desventaja?

  • Complicada automatización: Mientras que el cliente hace un pedido y tú, a su vez, se lo haces al proveedor, pasará algo de tiempo, y durante el mismo puede que ya no haya stock. Es posible automatizar las tiendas online para que evalúen en todo momento el stock del proveedor, pero no es fácil.
  • Precios más altos: En el precio del artículo se suma el coste neto + comisión de dropshipper. Esto hace que los precios sean un poco más alto que los que consiguen los competidores que no trabajan con este sistema.

Sopesa los pros y los contras y podrás tomar la decisión de si es el sistema que buscas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Volver arriba