Saltear al contenido principal
(+34) 966 410 440 info@ayudainternet.com

Las penalizaciones SEO son el castigo que Google aplica a aquellos sitios web que no cumplen con sus directrices. Dependiendo de quién las aplique, suele hablarse de penalizaciones algorítmicas (ejecutadas por robots de manera automática que al rastrear nuestro sitio han encontrado una violación de las políticas y/o directrices de Google) o manuales (aplicadas por empleados de Google de manera manual, después de haber realizado un análisis de nuestro sitio).

En el momento en el que entre en vigor una penalización sobre nuestra página web sufrirá un descenso en las posiciones en las que estaba mostrándose en algunas o en todas sus listas de resultados por palabra clave (y por ende, en su tráfico orgánico). En función de la gravedad de la penalización, este descenso será aplicado sólo a algunas palabras clave, o a todas para las que el sitio estaba posicionando.

También, en función del tipo de penalización que Google ha aplicado, este descenso será efectuado de manera paulatina y constante, o brusca e inmediata. Obviamente, en el primer caso al menos se dispone de algo de tiempo para reaccionar, mientras que el segundo caso es el más grave, ya que en el momento en el que se aplica y se descubre la penalización por parte de Google ya es tarde para prevenir el daño.

A pesar de ello, en Ayuda Internet ofrecemos un servicio de Consultoría de Penalizaciones SEO dirigido a determinar la causa detrás de la penalización que se ha aplicado a tu sitio web, realizar un diagnóstico cuanto antes y proponer una solución efectiva para restablecer tu sitio web a su estado original cuanto antes (recuperando las posiciones que tenía en las listas de resultados de Google, así como el tráfico que recibía de ellas).

¿Cuáles son las causas más comunes de Penalización SEO?

Entre las principales causas por las que se suelen penalizar los sitios web se encuentran:

  • La detección de enlaces maliciosos u obtenidos mediante técnicas ilegales o automatizadas. Esto suele implicar que el número de enlaces del sitio web ha aumentado radicalmente en un período de tiempo muy corto, o que se ha empleado software para generar enlaces automáticos al por mayor de baja calidad.
  • Problemas con el contenido. Bien porque esté sobreoptimizado, porque se ha plagiado sin permiso de su autor o porque se ha escondido.
  • Hackeo de nuestro sitio. Cuando un sitio web es hackeado o infectado con un código malicioso, Google le penaliza para evitar que los usuarios puedan verse afectados por ello.

Si has sufrido una penalización recientemente o crees que tu sitio web corre el riesgo de ser penalizado, contacta con nosotros inmediatamente y nos pondremos manos a la obra para evitar todo el daño posible cuanto antes.

Solicite Presupuesto

Acepto la Política de Privacidad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Volver arriba